Marketing

Los Dólmenes de Antequera ya son Patrimonio Mundial

Sitio de los Dólmenes de Antequera, Patrimonio Mundial de la Humanidad UNESCO

Felicidades a Antequera y a su Sitio de los Dólmenes por su declaración como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO World Heritage Committee.

Read More

Concéntrate en el trabajo a base de insultos… de tu Google Chrome

Wolf of Wall Street

Trabajar con internet a nuestra vera es tan práctico como tentador (en el mal sentido). Si eres de esas personas a las que les cuesta horrores controlar la urgencia de buscar vídeos de gatitos en YouTube en el transcurso de su jornada laboral, hay una extensión para Chrome, Go Fucking Work, que te ayudará a dar cuartelazo (de muy malas maneras, eso sí) a las distracciones online que socavan tu productividad en el trabajo.

Esta peculiar extensión, que lleva la firma del desarrollador Alexander Lam, nos permite configurar una suerte de lista negra con todas esas webs tan absurdas como poco productivas y que no podemos dejar de visitar en el trabajo.

Una vez hecha esa lista negra, Go Fucking Work hace todo lo posible para que no caigamos en la tentación de hacer tonterías improductivas en internet y lo hace insultándonos con mensajes contundentes (y llenos de mala baba) como “What the fuck? Go to work” o “You’re dying soon. Work”.

¿Lo mejor? Que cuando hartos de ser vilipendiados por una humilde extensión para Chrome, refrescamos las pestañas de este navegador para intentar librarnos de sus insultos, Go Fucking Work, que se las sabe todas, responde con más ofensas verbales: “Stop fucking refreshing. Work”.

Escapar a los injurias de este auténtico “policía” de la improductividad es casi imposible (a menos que lo desactivemos, claro está).

Via Marketing Directo

Botones de compra en redes sociales, ¿sí o no?

Botones de compra en redes sociales

Un estudio realizado por Defacto Digital Research entre 1100 consumidores revela que algo más de la mitad están en contra de la presencia en redes sociales de botones específicos de “Comprar”. Cada día más habituales, estos botones se nos antojan como algo inevitable en un mundo en el que nuestras adquisiciones y nuestras listas de deseos muestran enlaces para compartir en más de media docena de redes. Si hemos comprado unas zapatillas, por algún motivo nos vemos impulsados a compartir tan grandiosa noticia en nuestro Twitter. Y si vemos en Facebook que alguien habla de ese bolso que nos había llamado la atención, ¿por qué no implementar la opción de comprarlo directamente desde esa red?

Está claro que los internautas no tienen muy claros sus sentimientos hacia los botones de compra en los social media, pero ¿qué tienen que hacer las marcas para que los amen? El informe de Defacto Digital Research concluye que vincular los botones de compra en las plataformas 2.0 a ofertas y descuentos (más o menos jugosos) puede ayudar a curar el escepticismo del consumidor hacia ellos.

Lee el artículo completo en Marketing Directo.

¿Qué valora un inversor de un proyecto emprendedor?

Hoy os recomendamos algo diferente a lo que solemos compartir en nuestro blog. Un vídeo de la Universidad Pompeu Fabra en el que Luis Martín Cabiedes, un auténtico gurú en lo que él llama “descartar proyectos” (y apostar por el mejor, claro está), nos cuenta en una conferencia lo que busca un inversor inteligente.

Un proyecto, para ser atractivo, debe cumplir con tres atributos:

  1. Viable. Que tenga bien definido y segmentado el mercado objetivo al que se dirige y que tenga cierta ventaja u oportunidad competitiva, aunque no le preocupa la competencia porque da por hecho que cualquier negocio es copiable y a la larga la tendrá.

  2. Factible. La existencia de un equipo humano diverso y equilibrado capacitado para el desarrollo del proyecto, y saber explicar el timing y porqué ahora es el momento del lanzamiento y no se ha hecho antes o después.

  3. Invertible. Aquí es donde entra el inversor y mide la capacidad de retorno del proyecto. Todo inversor analiza y tiene en cuenta una estrategia de salida que le permita recuperar la inversión.